Las posadas, navidad y el año nuevo son momentos vulnerables para una persona recién recuperada.

Quienes tienen varios años de mantenerse sobrios enfrentan retos durante estas epocas, por lo que es importante informarse sobre;

  1. Qué es una recaída
  2. Cómo identificarla
  3. Qué hacer en caso de una y sobre todo
  4. Cómo prevenirla en momentos más vulnerables

El alcoholismo y las adicciones son enfermedades crónicas, podremos comprender que se pueden tratar y controlar mas no “curar”.

La presencia de recaídas es una posibilidad, por lo que debemos estar concientes de ellas y aprender a enfrentarlas.

Durante las fiestas hay más propención a recaídas debido al consumo de alcohol, así como la nostalgia de la epoca.

¿Qué significa recaer?

Significa que después de haber estado un tiempo sin consumir alguna sustancia, si vuelve a consumirlas, la enfermedad se reactiva.

Es esencial mantenerse lejos del consumo de ninguna sustancia que se asocie con una dependencia física/emocional.

Alcohólicos Anónimos sabiamente nos dice:

“Una no es ninguna y una es demasiado, la adicción se puede disparar y nos encontramos ante una recaída”.

Aquí los factores de riesgo a tener presentes para prevenir una recaída cuando los detectemos:

1._ Dejar indicaciones: Al dejar de cuidarse es frecuente la recaída, regresan patrones de pensamiento y conductas, como;

  • Exceso de confianza (“ya estoy bien”)
  • El olvido de su enfermedad
  • La deshonestidad .

Se requiere de ayuda (grupos AA o NA, padrino o madrina, médico, terapeuta, etc.) para mantener la rehabilitación.

El paciente por sí mismo es sumamente difícil que detecte estas actitude.

Es fundamental poner atención cuando nuestro familiar deja de asistir a sus grupos de apoyo.

O se aleja de personas que fueron clave durante su proceso de recuperación.

2._ Aumento del estrés emocional: cualquier acumulación de emociones lo denominaremos estrés.

Por ejemplo enojo, frustración, ansiedad, tristeza, resentimientos, etc.

Es importante mantener la ayuda para poder hablar de las emociones y evitar llegar a el consumo de sustancias.

Si dejan de hablar y manejar sus emociones, éstas se acumulan.

Recordemos que una de las “funciones” de las sustancias psicoactivas en el adicto es “anestesiar” las emociones.

Por lo que mientras más altas estén éstas, mas riesgo de consumo.

3.- Memorias de consumo: Está comprobado que existe una relación entre los recuerdos de sustancia y el “antojo” .

Por tal razón es importante alejarse de personas, lugares y situaciones de alto riesgo que traigan memorias de el consumo.

Asistir frecuentemente a lugares donde solían ir o promueven el consumo de sustancias es un factor de riesgo.

Un estilo de vida saludable, rodeado de gente positiva es muy importante para la rehabilitación y sobriedad.

4.- Entrar en contacto con la sustancia: algunos piensan que “no pasa nada” si solamente están cerca o “prueban”.

Esto provoca que ciertas áreas del cerebro se activen en forma alterada y se presente la compulsión.

¿Qué riesgos tiene una recaída para la salud?

La enfermedad continúa desde el punto en que se quedó, el nivel de consumo es igual o mayor.

Es una enfermedad progresiva, empeora con el tiempo y cuando se reactiva es igual o peor que donde la dejó.

Existen riesgos altos que se salgan completamente de control;

  • Los efectos a la salud empeoren con el consumo desmedido
  • Un alto riesgo de sobredosis

De ahí la importancia de saber cómo prevenir y cómo reaccionar en caso de que suceda.

¿Qué hacer en caso de una recaída?

Yo les preguntaría ¿qué harían si un familiar que tuvo un infarto cardíaco, vuelve a presentar síntomas de otro infarto?

La respuesta obvia es llevarlo inmediatamente a un centro especializado para su evaluación y tratamiento.

Lo mismo con una adicción; existe un riesgo alto de complicaciones, por lo que requieren atención lo más pronto posible.

Es muy importante que la familia esté al tanto del enfermo, ya que tienden a ocultar su recaída.

Si existe la sospecha de consumo u observan cambios de conducta, es fundamental llamar a una clínica especializada en adicciones.