Trastornos de Personalidad relacionados a las adicciones, ¿Como identificarlos?

trastornos-de-personalidad-relacionados-a-las-adicciones-como-identificarlos-clinica-nuevo-ser-tijuana

El Trastorno Límite de la Personalidad se caracteriza por un patrón persistente de inestabilidad emocional, que altera el estado de ánimo, la imagen personal y la conducta.

La persona experimenta fuertes emociones y arranques impulsivos que le generan incertidumbre, pueden presentar un pensamiento extremista y sus afectos se organizan de esa manera.

Un día puede referir admirar a una persona y posteriormente despreciarla. Su tipo de pensamiento es dicotómico, “Todo es malo o bueno”.

Al experimentar sensaciones turbulentas y tener sentimientos cambiantes sus relaciones suelen ser intensas y caóticas.

Otros síntomas significativos incluyen: Miedo intenso a ser abandonado, intolerancia hacia las sensaciones de soledad, frecuentemente tener sentimientos de vacío o aburrimiento, presencia de arranques de ira inadecuados, aparición de conductas de consumo, relaciones sexuales impulsivas o conductas de Autolesión.

Por lo tanto Los principales factores de riesgo para la aparición de este trastorno están relacionados con: Abandono durante las etapas de la niñez o la adolescencia, experimentar un entorno familiar caótico y disfuncional, existencia de patrones de comunicación ambivalentes en la familia, haber tenido experiencias de abuso físico, sexual o emocional.

Para efectuar el diagnóstico de este trastorno los especialistas se basan en los siguientes criterios:

Patrón dominante de inestabilidad de las relaciones interpersonales, de la autoimagen y de los afectos, e impulsividad intensa, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cinco (o más) de los hechos siguientes:

  1. Esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginado.
  2. Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas que se caracteriza por una alternancia entre los extremos de idealización y de devaluación.
  3. Alteración de la identidad: inestabilidad intensa y persistente de la autoimagen y del sentido del yo.
  4. Impulsividad en dos o más áreas que son potencialmente auto lesivas.
  5. Comportamiento, actitud o amenazas recurrentes de suicidio, o comportamiento de automutilación.
  6. Inestabilidad afectiva debida a una reactividad notable del estado de ánimo.
  7. Sensación crónica de vacío
  8. Enfado inapropiado e intenso, o dificultad para controlar la ira.
  9. Ideas paranoides transitorias relacionadas con el estrés o síntomas disociativos graves.