Uso medicinal de cannabis en los Estados Unidos

uso-medicinal-de-cannabis-en-los-estados-unidos-clinica-nuevo-ser-tijuana

Temas principales

El cannabis (marihuana) ha sido empleado para fines medicinales durante miles de años, y se dice que fueron los chinos los primeros en notarlo, aproximadamente en el año 2,737 A.C.

El cannabis medicinal llegó a los EE.UU. mucho después, cargado con una historia notablemente accidentada, si bien colorida.

Pese a un intenso consumo inicial, tras el advenimiento de los opiáceos y la aspirina, el consumo medicinal del cannabis se desvaneció.

El cannabis fue criminalizado en los Estados Unidos en 1937, en contra de las recomendaciones remitidas por la Asociación Médica Estadounidense al Congreso, según figura en sus anales.

Durante las últimas décadas se ha producido un renovado interés en el cannabis medicinal, y tanto los Institutos Nacionales de Salud, como el Instituto de Medicina y el Colegio Médico de los Estados Unidos, han emitido declaraciones de apoyo para llevar a cabo una mayor investigación y desarrollo al respecto.

El recientemente descubierto sistema endocanabinoide ha incrementado en gran medida nuestra comprensión de las acciones del cannabis exógeno.

Los endocanabinoides parecen controlar el dolor, el tono muscular, el estado de ánimo, el apetito y la inflamación, entre otros efectos.

El cannabis contiene más de 100 canabinoides diferentes y tiene la capacidad de actuar como analgésico a través de la neuro-modulación en mecanismos de vías ascendentes y descendentes del dolor, de neuro-protección y anti-inflamatorios.

En realidad, la creciente prominencia de los productos botánicos ricos en fito-cannabinoides consiste en un redescubrimiento y no en una práctica médica novedosa, dado que el uso medicinal de flores secas de cannabis tiene una larga historia desde la antigüedad a través de las culturas.

Probablemente en el futuro veremos un número cada vez mayor de estrategias para separar los efectos terapéuticos de agonistas de receptores cannabinoides de cualquier potencial efecto no deseado. Sin embargo, puede resultar difícil lograr un avance adicional en el desarrollo clínico de agonistas y antagonistas selectivos para receptores CB1 y CB2.

En Clínica Nuevo Ser, tenemos un plan para ayudarte a recuperar tu vida o el de algún familiar, llámanos.

Screenshot-2024-02-23-at-1.09.46 p.m.png
Screenshot-2024-02-23-at-1.09.46 p.m.png